ی

El wilaiat (supervisión o gobierno) de Dios y de Su Menajero

 

Aleyas que conciernen a este capítulo:

 

 

La primera honorable aleya:

 

)  ( .

( [33] [6])

 

6. El Profeta está más cerca de los creyentes que ellos lo están de sí mismos. Las esposas de aqul son las madres de stos. Los unidos por lazos de consanguinidad están más cerca unos de otros, según la Escritura de Al.lah, que los creyentes y los emigrados, a menos que hagáis un favor a vuestros amigos. Eso está anotado en la Escritura.

 La Coalición (33) (Al-Ahzb)

 

 

La segunda honorable aleya:

 

)  ( .

( [33] [36])

 

36. Cuando Al.lah y Su Enviado han decidido un asunto, ni el creyente ni la creyente tienen ya opción en ese asunto. Quien desobedece a Al.lah y a su Enviado está evidentemente extraviado.

La Coalición (33) (Al-Ahzb)

 

 

El wilaiat o gobierno de los dotados de autoridad "ulul amr"

 

La tercera honorable aleya:

 

) ( .

( [4] [59])

 

59. ¡Creyentes! Obedeced a Al.lah, obedeced al Enviado y a aqullos de vosotros que tengan autoridad. Y, si discutís por í algo, referidlo a Al.lah y al Enviado, si es que cris en Al.lah y en el último Día. Es lo mejor y la solución más apropiada.

Las Mujeres (4) (An Nis)

 

 

El wilaiat o supervisión de los hurfanos y los dbiles:

 

La cuarta honorable aleya:

 

 

) *   ( .

( [4] [5 6])

 

5. ¡No confiis a los incapaces la hacienda que Al.lah os ha dado para subsistir!, ¡sustentadles de ella y vestidles! ¡Y habladles con cariño!

6. Tantead a los hurfanos hasta que alcancen la nubilidad, Cuando los creáis ya maduros, pasadles su hacienda. No la consumáis pródiga y prematuramente antes de que alcancen la mayoría de edad. El rico, que no se aproveche. El pobre, que gaste como es debido. Cuando les entreguis su hacienda, requerid la presencia de testigos. Al.lah basta para ajustar cuentas...

Las Mujeres (4) (An Nis)

 

 

El wilaiat o supervisión de un esclavo:

 

La quinta honorable aleya:

ی :

)  ( .

( [16] [75])

 

75. Al.lah propone un símil: un esclavo, propiedad de otro, incapaz de nada, y un hombre a quien Nosotros hemos proveído de bello sustento, del que da limosna, en í secreto o en público. ¿Son, acaso, iguales? ¡Alabado sea Al.lah! Pero la mayoría no saben.

Las Abejas (16) (An-Nahl)